Mostrando todo su potencial,  Wapi se adjudicó el Clásico Debut de Potrancas, carrera de 1.000 metros para hembras de dos años.

La ejemplar perteneciente al Stud Vendaval demostró que tiene sangre de campeona, al ejecutar una potente arremetida por el centro de la pista, cuando recién pasaba el poste de los últimos cuatrocientos metros. Fue justamente con ese ataque con el que logró pasar a todos sus contrincantes.

Finalmente la pensionista de Juan Silva venció a Solidaridad por 7 cuerpos en un tiempo de 0.56.33, un excelente score para una debutante, con lo que demuestra que será una de las protagonistas de la temporada.

Con este triunfo la hija de Scat Daddy, toma el liderazgo de las hembras de su generación  y vuelve a exponer que la sangre de su padre pesa en las pistas chilenas.

Cabe destacar que, en esta oportunidad completaron el podio Going Away junto a Marco Morales, en tercer lugar y Super Dominga en empate con Gwendar en cuarta posición. 

En una emocionante llegada Fuego y Candela se adjudicó el Clásico Condicional Monroe, carrera de 1.800 metros por la pista de arena, para machos y hembras de tres años.

Durante la primera parte de la prueba, el hijo de Newfoundland  se mantuvo con el grupo, mientras Freddo No Paga lideraba la competencia.

Sin embargo al entrar a tierra derecha, el pensionista de Sergio Inda, comenzó una arremetida  por los palos que lo llevó a enfrentarse con Parfen y Goza Ad Libitum, caballos que disputaban el primer lugar.

Al pasar el poste de los últimos doscientos metros el ejemplar conducido por Joel I. Albornoz, se trenzó en un mano a mano con su compañero de corral Goza Ad Libitum. Finalmente la potencia de Fuego y Candela fue mayor, venciendo a la pensionista de Patricio Baeza  por 1 cuerpo, en un tiempo de 01.47.72.

Resulta importante señalar que, esta es la primera carrera estelar del defensor de los colores del Stud Matriarca, por lo que queda como una nueva carta para las carreras de las distancia. 

Cabe destacar que, el tercer puesto se lo adjudicó Parfen junto a su jinete  Elías Toledo, mientras que el cuarto puesto fue para Sartorius con monta de Jorge A. Gonzalez.

Con holgura y demostrando toda su potencia, Gran Cachafaz se quedó con el Clásico Hándicap Punch, carrera de 1.200 metros para caballos de tres años y más.

Desde el partidor, el hijo de  Tumblebrutus se hizo del liderazgo de la carrera, sólo al entrar a tierra derecha el pensionista del Stud “Hermanos Díaz” se vio amenazado por el ataque del pensionista de Sergio Inda, One Dirección, ejemplar que lo secundo por largos metros.

Finalmente, el fina sangre conducido por Elías Toledo venció a Gaturro, ejemplar perteneciente al Stud Don Gato, por 2 ¾ cuerpos en un tiempo de 01.05.98.

Con este triunfo el pensionista de Patricio Baeza se adjudicó su primera carrera estelar con lo que se anota como nueva carta para los próximos clásicos en la distancia.

Cabe destacar que, en esta oportunidad completaron el podio Ostentador junto  a su jinete  Héctor I. Berríos y A Chita y Cuarta, con Jesús Reyes, en tercer y cuarto puesto respectivamente.