Image title

La representante del Stud Matriarca, se quedó de atropellada con el triunfo en los 1.200 metros en el Clásico Carlos Cousiño G. reservado para hembras de 2 años.

En el transcurso de la carrera la oriunda del Haras Matriarca, se mantuvo en el quinto lugar a la expectativa de las punteras quienes marcaron un cómodo tren de carrera que aprovecho de gran forma “Lagertha” que definió la carrera pegada a los palos.

Una inteligente competencia fue la que planteo la pupila de Aldo Parra, quien alcanzó el segundo triunfo en la cancha de Club Hípico en esta temporada, liderando el proceso selectivo de las hembras, manteniéndose invicta en nuestra cancha.

Finalmente, Jorge F. Hernández llevó al triunfo a la hija de Scat Daddy, marcando un tiempo de 1.08.35 para 1.200 metros. El marcador rentado lo completaron en segundo lugar “Shanghai Band” que no pudo con su atropellada, el tercero fue para “Reggyblack” la favorita de la prueba y en cuarta posición arribó “Shanghai Express”.

Image title

El oriundo del Haras Don Alberto, ganó uniendo partidor y meta en los 1.700 metros del estelar en honor al Club Hípico de Concepción adjudicándose el segundo clásico de la temporada 2019.

El pupilo Alfonso Zamorano, con este nuevo triunfo estelar, ratificó porque fue considero como uno de los mejores milleros del 2018, alcanzando el décimo triunfo de su campaña en nuestra pista.

El hijo de Rock of Gilbraltar, salió a imponer su característica modalidad de correr, tomar la punta desde la apertura del partidor, cruzando el disco en un tiempo final de 1.42.78 para 1.700 metros.

La tabla final se completó con “Toc” en segundo lugar, el tercero fue para “Town Cat” y en cuarta posición arribó “Salto del Príncipe”.

Image title

En un gran cometido, el hijo de Indy Dancer ganó el clásico Dorticós, tributo al ganador del primer latinoamericano disputado en Club Hípico en 1988.

Entretenida carrera presenciamos en la 12ª competencia de la tarde. Con un “Indio Maravilla” que cumplió con las expectativas pagando $4.20 a ganador.

Salió del partidor ubicándose en los últimos lugares, para plantear un interesante cometido, aprovechando el desgaste de los punteros. Giró la curva por el lado interior de la pista, al entrar a tierra derecha buscó por lado exterior de la pista para luego dejarse caer con fuerza en los últimos metros, demostrando su letal atropellada que le permitió para cruzar la ansiada línea de sentencia, ganando en un tiempo final de 1.17.89 en 1.300 metros.

Finalmente, el pupilo de Antonio Abarca, que corrió bajo la monta de Jeremy Laprida, se adueñó del triunfo con una ventaja de sólo medio cuerpo a su favor, dando alcance en la misma meta al favorito de prueba Makkrix, completaron el marcador rentado los ejemplares Camba en tercer lugar y cuarto arribó Apolo de Belvedere.